• John Atkinson Grimshaw (inglés, 1836- 1893)
    El Puerto de Liverpool, 1889, óleo sobre lienzo
    CRP 036

    Nació en Leeds; en 1861 deja su trabajo en las oficinas de la Great Northern Railway para dedicarse a la pintura. Se hizo célebre con sus sus sombrías vistas de muelles y sus escenas nocturnas de callejuelas con desnudos árboles que se recortan contra el cielo iluminado por la luna.En sus primeras obras se percibe la influencia de John Ruskin y la “fidelidad a la naturaleza”; al mismo tiempo, adopta la minuciosa técnica prerrafaelita de otro pintor de Leeds, John William Inchbold. Le fascinaba igualmente el arte relativamente nuevo de la fotografía y es posible que recurriera a la cámara oscura para desarrollar sus composiciones. Pintó muchas escenas urbanas cuyos rasgos más característicos son la luz de la luna y las sombras. Representa ciudades y puertos como Glasgow, Liverpool, Leeds, Scarborough, Whitby y Londres. También creó paisajes, retratos, escenas de interior, composiciones con hadas y temas neoclásicos. En los últimos años de su vida entabló una profunda amistad con James McNeill Whistler, que admiraba su obra. Murió en 1893 en su mansión Knostrop Old Hall, cerca de Leeds. Varios de sus hijos también se dedicaron a la pintura. En el Museo Thyssen-Bornemisza (Madrid) hay varias obras suyas.

  • HENRI GERVEX (francés, 1852- 1924)
    La bacante, 1874, óleo sobre tabla
    CRP 008

    Nace en París; estudia con Alexandre Cabanel, Pierre-Nicolas Brisset y Eugène Fromentin. Realiza muchos encargos decorativos para edificios públicos, pero antes había cultivado el género mitológico como justificación para el desnudo; en 1878, las autoridades del Salón excluyen Rolla, que ha pasado a ser su obra más célebre, por considerarla inmoral; posteriormente es expuesta y acude a verla un público numerosísimo. Hay obras suyas en el Musée d’Orsay, los museos de Boston, Los Ángeles y Filadelfia, la National Gallery (Washington), la Cortauld Institute Gallery o la Smithsonian Institution.

  • Félicien Rops (belga, 1833-1898)
    Viaje al país de los viejos dioses, circa 1878-90, lápiz, tinta china, pastel, gouche, acuarela y pastel en papel. 32 x 22 cm.tif

    Nacido en Namur (Bélgica); pintor y artista gráfico. Sus primeras obras fueron litografías para una revista satírica; hacia 1860 marchó a París, donde trabajó en el estudio de Henri-Alfred Jacquemart. De vuelta en Bruselas, fundó la Société Internationale des Aquafortistes. Después de 1874 vivió en París, entabló amistad con Charles Baudelaire y se dedicó sobre todo a la ilustrar libros (Gautier, Barbey d’Aurevilley, Voltaire, Mallarmé…). Ingresó en la sociedad artística revolucionaria de los XX, formada en Bruselas en 1884. Como grabador, su uso de la punta seca lo sitúa como uno de los maestros de esta técnica. Como pintor y grabador es conocido por sus temas eróticos y satánicos.

  • EDGAR DEGAS (francés, 1834-1917)
    Retrato de Madame Bellelli, c. 1867, óleo sobre lienzo
    CRP 006

    Nace en París en una familia dedicada a la banca y a los negocios; es uno de los mejores dibujantes del arte occidental, un maestro en la figura humana en movimiento y un gran colorista; prefería el pastel a las demás técnicas. Estudió con Louis Lamothe, un discípulo de Ingres; visitó Italia y copió muchas obras en Roma, Florencia o Nápoles, pero abandonó su ambición de convertirse en un pintor de historia académico y pronto se centró en asuntos contemporáneos; sus bailarinas de ballet, jinetes y grupos teatrales son sus obras más famosas. Expuso con los impresionistas, pero se mantuvo al margen del grupo. Sirvió en artillería durante la guerra franco-prusiana de 1870. En la década de 1880 empezó a utilizar el pastel; sus interiores con mujeres bañándose o trabajando combinan plasticidad y tratamiento de la superficie. Desde esos mismos años cultiva la escultura, de nuevo creando bailarinas y caballos. En el asunto Dreyfus, que dividió a Francia, adoptó una postura antisemita. Veía a sus modelos humanos y animales con ojos desapasionados y ajenos a todo romanticismo; no es de sorprender que se interesara por la fotografía. Pero la vista le falla cada vez más y al final se quedó totalmente ciego de un ojo y casi del otro.

  • JOSEPH GRANIÉ (francés, 1866- 1915)
    San Francisco de Asís, 1892, óleo sobre tabla
    CRP 100

    Pintor, ilustrador y dibujante. Nace en Toulouse; se forma con Jules Garipuy en la École Supérieure des Beaux Arts de su ciudad natal y después con Jean-Léon Gérôme en París; expone en los Salones oficiales a partir de 1879. Es conocido sobre todo por sus retratos femeninos, teñidos de simbolismo y caracterizados por su suavidad y su inquieta sensualidad, así como por la precisión del dibujo y el gusto por el misterio. Muestra infuencia de los pintores renacentistas alemanes y franceses; el crítico Louis Lacroix, que elogia su talento como dibujante y su peculiar técnica, lo presenta como “el discípulo rezagado de Clouet y de los grandes dibujantes franceses del siglo XVI”. En el Musée d’Orsy se conservan el retrato de la cantante Yvette Guilbert (1895) y el de la actriz Marguerite Moreno.

  • EUGÈNE DELACROIX (francés, 1798- 1863)
    El soldado, 1830-50, óleo sobre tabla
    CRP001

    El más grande de los pintores románticos franceses; su uso del color influyó en el desarrollo del impresionismo y el posimpresionismo. Nace en Charenton-Saint-Maurice, cerca de París; estudia con el famoso pintor académico Guérin y admira a Rubens, a Rafael, a los venecianos y a sus contemporáneos ingleses. Se inspira en acontecimientos históricos y contemporáneos, así como en la literatura; es gran lector y amigo de famosos escritores. En 1825 marcha a Londres y entabla relación con los pintores ingleses; la literatura inglesa le suministra también temas.
    En 1831 recibe la Legión de Honor; su cuadro más célebre, La Libertad guiando al pueblo, es adquirido por el Estado y expuesto en el Salón con enorme éxito. En 1832 viaja a Marruecos acompañando al embajador francés; descubre Oriente con su luz y sus colores y la experiencia le inspira escenas exóticas toda su vida. En 1839 viaja a los Países Bajos y estudia a fondo a Rubens. Durante tres décadas ejecuta numerosos ciclos decorativos en edificios oficialese iglesias, sin dejar de enviar obras al Salón.

  • Alexandre Séon (francés, 1855-1917)
    Sin título, c. 1890, óleo sobre lienzo 104,5 x 90,3 cm
    CRP049

    Ilustrador y decorador simbolista nacido en Chazelles-sur-Loire. Estudió en las Académie des Beaux-Arts de Lyon y París. Hacia 1890 recibió la influencia de Seurat y adoptó su técnica. En 1891 se convirtió en discípulo y luego en colaborador de Puvis de Chabannes. Entró en estrecha relación con Joseph Péladan, su Salon de la Rosa-Cruz y su entorno esotérico, e ilustró la cubierta de su novela L’androgyne. Desde 1897 expuso en el Salón.