COLECCIÓN PERMANENTE

CORPO

Sala dedicada a Victor Servranckx; a la derecha, Opus 1-1921, escultura en yeso patinado.

COLECCIÓN PERMANENTE

CORPO

COLECCIÓN PERMANENTE

CORPO

Sala dedicada a Victor Servranckx; a la derecha, Opus 1-1921, escultura en yeso patinado.

CORPO

La colección permanente de CORPO en su sede de Toledo está formada por obras de artistas de las vanguardias históricas del norte, centro y este de Europa, junto con una buena muestra de la producción de creadores contemporáneos europeos y estadounidenses. Reúne obras de 171 artistas; entre ellos hay tanto firmas célebres como visionarios. Entre otros muchos, destacan nombres como Schmidt-Rottluff, Pechstein, Kandinsky, Schlemmer, Schwitters, Moholy-Nagy y Ernst. Schmidt-Rottluff, Pechstein, Kandinsky, Schlemmer, Schwitters, Moholy-Nagy o Max Ernst. Pero más importante es que CORPO, atendiendo al papel pedagógico que ningún museo público debiera olvidar, revela al visitante una larga serie de nombres menos conocidos pero igualmente fundamentales: Joostens, Donas, Peeters, Flouquet, Servranckx, Maes, Eemans, etcétera.

“Este museo no va a cantar la misma canción”, ha asegurado Roberto Polo. Y añade: “No es otro museo clónico que solamente se ocupa del arte de moda y no, del valor artístico, y donde el visitante ya sabe de antemano lo que va a ver. Hoy en día se suele olvidar que cuando se inauguró la Phillips Collection, en 1921, que fue el primer museo de arte moderno del mundo, pocos de los artistas cuya obra estaba representada en su colección eran conocidos, si es que alguno lo era. Y lo mismo puede decirse del Museum Folkwang (1922), primero en Hagen y después en   Essen; del Museum of Modern Art de Nueva York (1929); del Muzeum Sztuki de Łódź (1930) y de la Colección Peggy Guggenheim de Venecia (1951). Cada uno de estos museos fue fruto de una manera original e individual de ver las artes plásticas y, en no pocas ocasiones, ha desafiado lo establecido y ha propugnado una nueva forma de crear y de ver, reescribiendo así la historia del arte”.

Las vanguardias representadas corresponden a las diversas tendencias pictóricas a las que se adscribieron los más arriesgados artistas de la primera mitad del siglo XX en tierras flamencas, en Europa central, oriental y septentrional, las llamadas “vanguardias periféricas”, y también en Estados Unidos. Están presentes las corrientes informalistas (los comienzos de la abstracción, el constructivismo o el neoplasticismo), con predominio tanto de las distintas formas de abstracción, como de los nuevos realismos (neorrealismo, novecento, realismo mágico, neocubismo, neoexpresionismo, figuración lírica, nueva objetividad, precisionismo), sin que falten por supuesto las poéticas del surrealismo. Hay que mencionar también algunas esculturas y assemblages y una apreciable colección de muebles y objetos de diseño industrial, además de un buen número de dibujos y fotografías.

La segunda faceta de la Colección Roberto Polo abarca desde el final de la II Guerra Mundial hasta la actualidad –hasta lo que la historiadora Barbara Rose, buena conocedora de esta colección, denomina “las nuevas fronteras de la experimentación”- y ofrece un interesante abanico de propuestas. El grueso de este grupo se inicia en los primeros años de la década de los cincuenta y continúa hasta el siglo XXI, con gran variedad de lenguajes, técnicas y formatos. Hay un importante conjunto de obras no figurativas, entre las que destacan las de Werner Mannaers, Jaroslaw Kozlowski, Roberto Caracciolo, Thomas Downing, Roberto Pietrosanti, Xavier Noiret-Thomé, Maria Roosen, Bert Timmermans, Ed Moses o Walter Darby Bannard. Y un segundo igualmente numeroso que se adscribe a los nuevos caminos de la figuración, aportando piezas de gran interés como las de Andrew Tift, Jan Vanriet y Nino Longobardi, además de Annabelle Hyvrier, Tomek Partyka, Karin Hanssen, Peter Van Gheluwe, Sadie Murdoch, Bruno Ceccobelli o Wladimir Moszowski.

Red Roosenary, obra de Maria Roosen, 2008. Cristal soplado colgado de una talla del siglo XVI, en la iglesia del convento, del mismo siglo.