#CORPOenCasa

Vista de la sala 15 del museo, con obras de Marc Maet (panel izq.), Jaroslaw Kozlowski (centro) y Karen Gunderson (dch.)

#CORPOenCasa

#CORPOenCasa

Vista de la sala 15 del museo, con obras de Marc Maet (panel izq.), Jaroslaw Kozlowski (centro) y Karen Gunderson (dch.)

EL ARTE COMO BÁLSAMO EN LA PANDEMIA, COMO GRITO

El mundo se para y el arte no quiere, no puede hacerlo; no hay grillete, tranca, barrote que consiga detenerlo. El arte surge con más brío aún por las rendijas que le han dejado abiertas para que respire, en medio de la desolación que enmudece al mundo exterior. Se asoma al quicio de la ventana y grita con todas sus fuerzas, brama: “¡mírenme, desnudo!” Así quiere que lo vean, en su más íntima esencia, para que contemplándolo sintamos placer; el alivio: el mundo no muere, en la visión artística recobramos la vida, olvidamos el dolor, trascendemos más allá de los muros impuestos.

En esto consiste esta iniciativa (#CORPOenCasa): poner el objetivo en las entrañas del proceso creativo de nuestros artistas contemporáneos. Y ellos, generosos con su creación, nos han ido enviando estos vídeos como gritos de vida, para recordarnos que no, no habíamos muerto.

Les invitamos a conocer el taller y el sentido último de nuestros creadores, desde todas las esquinas del mundo, allí donde se resisten al encierro. Esperemos que les guste.

EL ARTE COMO BÁLSAMO EN LA PANDEMIA, COMO GRITO

El mundo se para y el arte no quiere, no puede hacerlo; no hay grillete, tranca, barrote que consiga detenerlo. El arte surge con más brío aún por las rendijas que le han dejado abiertas para que respire, en medio de la desolación que enmudece al mundo exterior. Se asoma al quicio de la ventana y grita con todas sus fuerzas, brama: “¡mírenme, desnudo!” Así quiere que lo vean, en su más íntima esencia, para que contemplándolo sintamos placer; el alivio: el mundo no muere, en la visión artística recobramos la vida, olvidamos el dolor, trascendemos más allá de los muros impuestos.

En esto consiste esta iniciativa (#CORPOenCasa): poner el objetivo en las entrañas del proceso creativo de nuestros artistas contemporáneos. Y ellos, generosos con su creación, nos han ido enviando estos vídeos como gritos de vida, para recordarnos que no, no habíamos muerto.

Les invitamos a conocer el taller y el sentido último de nuestros creadores, desde todas las esquinas del mundo, allí donde se resisten al encierro. Esperemos que les guste.